Arcana Libri

Otro sitio realizado con WordPress

El arte inscrito en la joyería actual

Libertad de elección es poder elegir una hermosa joya de la casa Tous, pero también lo es abrir los amplios caminos hacia la libertad y la democracia. Ya lo decían Descartes, y Kant, quien se dio a la tarea de introducir la idea de que, el sujeto piensa por sí mismo y también juzga de acuerdo a su gusto. Entendiéndose que el gusto se trata de una forma de razón y con ello, la libertad de elección podrían crear caminos imprevistos que nada tienen que ver con arte o estética y sí con tipos de joyería.

Si bien no se trata de que Kant haya contado con un gran aprecio por los engalanamientos, ello más bien se asocia al desarrollo de las artes mecánicas modernas, por lo que se podrá notar cómo se ha sido posible reconfigurar de manera gradual la joyería. Ya en sus tiempos, y de forma progresiva a lo largo de los siglos XIX y XX, la joyería tiende a democratizarse para hacer una suerte de enlace con las modas y otros campos que poseen significados culturales.

Desde que inició el siglo XX, artista se han dado a la tarea de crear joyas con las que han desconfigurando diversos territorios que se habían implantado hasta hacerse tradicionales en el arte. Ya transcurrida la mitad de este siglo, se inscribieron situaciones que fueron históricamente posibilitadas, dando paso a un tipo distinta de joyería que pudo autonomizar otros campos. Se trata de un nuevo tipo de joyería que corresponde a lo que se conoce como joyería contemporánea, que incorpora a sujetos auto-conscientes, que se enfocan en la creación de una matriz de escritura simbólica y de lenguajes críticos que toman el curso de otros caminos.

De este modo podríamos decir que la joyería ha sido favorecida por los distintos modelos educativos que han ido evolucionando, lo que nos propone considerar de una forma filosófica un giro hacia el arte, donde le puede dar continuidad a una nueva joyería, una que muestre gran vanguardia y que vio sus primeros días durante los años sesenta, momento en donde el discurso de apertura del arte se hace extensivo hacia distintos ámbitos de la vida social y cultural, gracias a ello, un núcleo de joyeros tiende a pensar en las joyas como las posibles portadoras de significados simbólicos, libres de cualquier regla o orden, tal y como lo hace el arte.

Tales cambios reconfiguran y sobre-dimensionan las formas, por lo que no sólo se trabaja para que las joyas adornen el cuerpo, engalanar o estetizar, sino que además se refieren simbólicamente al cuerpo, argumentando su propósito, tal y como de otros temas de la vida y del mundo, de acuerdo a cada tema distinto, es cuando se despierta la sensibilidad de los joyeros, es por ello que proponen variadas experiencias estéticas de naturaleza reflexiva. En ello se traduce que la joyería contemporánea se trata de un arte reflexivo, como un discurso estético que tiende a generar un mestizaje entre el arte y la artesanía.

Los comentarios están cerrados.