Arcana Libri

Otro sitio realizado con WordPress

¿Es la literatura de todos y para todos?

Cuando aún era una adolescente, el 21 de septiembre de 1965, Rosa Oriol contrajo nupcias con Salvador Tous y ambos en compañía se han dedicado a formar una familia cuyos lazos se encuentran basados en el amor y en el respeto para convertir a esa pequeña joyería que inicialmente tenían los Tous, en una empresa enorme y una marca que es codiciada en todo el mundo.

Mientras transcurrían estos tiempos, y gracias al continuo apoyo brindado por Salvador, Rosa logró desarrolla dentro de la marca de joyas Tous toda esa capacidad creativa que estaba guardada en ella sin dejar a un lado su don de gente y ese insuperable instinto personal, que la llevó a descubrir y satisfacer de una manera natural la gran mayoría de las aspiraciones de sus clientes.

En ese ir y venir, Rosa escribió un libro al que denominó: Rosa Oriol & TOUS. Este se trata de un proyecto que surgió con la finalidad de celebrar sus bodas de oro, en él se recogió su historia familiar y empresarial, además de sus valores y una selección de sus creaciones más destacadas. 

“Que nadie espere que cuente aquí grandes estrategias y metas de juventud logradas. A nosotros todo nos ha pasado sin darnos cuenta, trabajando de lunes a sábado noche y cumpliendo sueños que seguramente guardásemos en algún lugar de nuestras cabezas, pero que no teníamos tiempo de desear.

Siempre disfrutando mientras, piedra a piedra, construíamos una empresa que hoy está presente en los cinco continentes”. Sostiene Rosa. 

Así mismo, señala que su ambición se encuentra en la creación de joyas con las que pueda ayudar a expresar los sentimientos, y su mayor recompensa ha llegado a ser que mientras pasea por alguna calle, pueda ver a una mujer con alguna de sus piezas.

Con el paso de los años ha evolucionado como diseñadora, y eso le ha permitido incorporar la mejor tecnología a su trabajo y con ello poder adaptarse a las nuevas tendencias. Le gusta arriesgar y es por eso que optó por no acomodarse con el éxito que han tenido algunas de sus obras.

Y es que ante un libro nos surge la disyuntiva de saber, si todo lo que se lee es literatura. De acuerdo a Martín Garzo, este se ha referido al lector como: “Alguien que… no busca un mayor conocimiento de sí mismo, o del mundo, sino [que se mueve] llevado por un movimiento de fascinación”.

Si nos remitimos a la historia encontraremos que nunca se ha leído tanto como en la actualidad, y tampoco nunca han existido tantos lectores, en tal sentido, leer no está de moda; contrariamente, se trata de una actividad que es muy poco valorada por la sociedad, por los medios de comunicación y, sobre todo por los jóvenes: gran cantidad de adolescentes, de los que habitualmente leen, sienten vergüenza de reconocer frente a sus congéneres y amigos que son lectores. Así mismo, históricamente, los grandes lectores han llegado a ser considerados como «tipos raros» o que están locos.

En el momento en que nos proponemos el acto de promover o incentivar la lectura, es importante recordar que leer no se trata de un juego, sino que es una actividad cognitiva y comprensiva que es enormemente compleja, donde intervienen el pensamiento y la memoria, además de los conocimientos previos que tiene el lector. Leer, una vez que se han adquirido los mecanismos que nos permiten enfrentar la lectura, se convierte en querer leer, en otras palabras, en una actividad individual y voluntaria.

Nuevos lectores y los lectores tradicionales 

Los cambios que se han venido suscitando en los modos de comunicación también han llegado a afectar a la lectura, como también a la promoción de la misma, ante ello se han creado nuevos espacios en estos tiempos que son distintos, tiempos de globalización, multiculturalismo o inmigración.

Todas estas situaciones podrían provocarnos determinados cuestionamientos a los que, con gran dificultad, se les puede encontrar una respuesta: ¿La cultura del libro se encuentra en crisis? ¿Existe un solo tipo de lectura? ¿Los nuevos lectores guardan semejanza con los antiguos lectores? ¿Es importante fomentar la lectura escolar? ¿Debe ser la lectura obligatoria?. Si nos detenemos a pensar, y siendo la lectura una actividad libre y voluntaria, ¿Es necesaria la literatura?

Los comentarios están cerrados.