Arcana Libri

Otro sitio realizado con WordPress

Ideas para resolver problemas de lectura y escritura

Desde la escuela primaria en adelante, vemos cada vez más la persistencia de las dificultades de aprendizaje en lectura y escritura. En 2008, el 25% de los niños que fueron evaluados en sexto grado tenían un bajo dominio de estas dos habilidades bajas, según el CSE (el Consejo de Educación Superior). 

Los trastornos del aprendizaje como la dislexia afectan los procesos motores en la adquisición del lenguaje escrito y requieren un apoyo específico para ser compensados. Sin embargo, en la mayoría de los casos, los problemas de alfabetización se pueden resolver con un poco de ingenio, atención y paciencia por parte de un adulto.

Dificultades no patológicas para aprender a leer y escribir

Tienen su origen en la debilidad del lenguaje oral, en una mala integración de los sistemas de aprendizaje escolar o en un entorno sociocultural desfavorecido. El papel del adulto será darle tiempo al alumno y reeducar su capacidad de aprendizaje. Este trabajo requiere rigor. De antemano, es necesario trabajar los significados y el habla.

Los significados: cuestiona a tu hijo y haz que se plantee preguntas, a través de una experiencia, una historia. Crear curiosidad hace posible el deseo de aprender. 

Hablar: Pídale que reformule una experiencia que haya tenido y ayúdelo a expresarse. Por lo tanto, se sentirá cada vez más cómodo con el lenguaje. No lo corte y promueva sus posiciones sobre un tema discutido en familia (al elegir una salida por ejemplo).

Escritura

La escritura es el punto de partida: es un acto de producción, al igual que el lenguaje oral, mientras que la lectura es un acto de interpretación. Por tanto, será necesario crear en el niño el deseo de expresarse por escrito en la escuela, de la misma forma que se expresa oralmente en casa. Escribir es para la escuela lo que hablar es para la familia.

El objetivo es promover todo lo que puede permitir esta expresión: el dibujo, la construcción de letras en plastilina, en masa de sal. También puede jugar a escribir y mostrar sus «obras»: las leerás, hablarás de ellas con él y el niño notará que la escritura también es un medio de comunicación.

Una buena adquisición de la escritura es importante para que el niño pueda integrarse en la vida social: el dibujo es la primera representación de ellos y del mundo que nos regalan los niños.

La lectura

Generalmente hay tres etapas en el desarrollo de las habilidades lectoras.

  • La etapa logográfica: el niño reconoce globalmente una determinada cantidad de palabras por su silueta, a partir de unas pocas pistas visuales.
  • La etapa alfabética: el niño comienza a descubrir el código y a comprender la correspondencia grafofonética (asociar letras y sonidos, escribir fonéticamente).
  • La etapa ortográfica: debe eventualmente permitir que el niño almacene las palabras descifradas y leídas de forma estable.

Para ayudar a un niño, es recomendable verificar que se adquiere cada una de estas fases. Si este no es el caso, déle los medios y especialmente el tiempo para comprender el código de lectura.

La función esencial de la escritura y la lectura es la interpretación del entorno. El aprendizaje del lenguaje oral se lleva a cabo en el entorno seguro de la familia. Asimismo, para ayudar a un niño en el esfuerzo de leer y escribir, es importante crear un ambiente de aprendizaje cálido y acogedor.

Los comentarios están cerrados.