Arcana Libri

Otro sitio realizado con WordPress

La literatura infantil y sus beneficios

Durante toda nuestra vida escucharemos que la lectura contribuye a mejorar y a alcanzar gran cantidad de factores que resultan relevantes en nuestro desarrollo mental. Las bondades de leer un buen libro son innumerables a cualquier edad, pero cuando se trata de los más pequeños de la casa, ello cumple un rol determinante en su desarrollo. 

Beneficios del empleo de la literatura en los niños

Leer siempre va a resultar una gran actividad tanto para grandes como para chicos, sobretodo si ello se realiza rodeado de un ambiente adecuado, con ventilación, iluminación, con sonidos reconfortante y todo luego de contratar gas natural para mantener ese ambiente de tranquilidad y armonía. 

En todo caso, leer es bueno. Pero en el caso de los niños, la lectura debe ser enfocada con amor por lo cual se debe contar con tacto para seleccionar el tipo lectura y que está surta los efectos que buscamos a corto y largo plazo. Entonces, ¿qué deberían leer los niños? 

Este no es un cuestionamiento reciente, pues siempre han surgido debates en torno a este tema y ello es debido a que lo que se conoce como literatura infantil es realmente buena o mala para ellos. 

En ocasiones, se crean debates en torno a si la llamada «literatura infantil», esto es, pensada para los niños, es buena o mala para ellos, todo ello contando con que la familia conjuntamente con la escuela poseen un papel preponderante al momento de acercar y consolidar los conocimientos. 

O lo que resulta lo mismo, la literatura infantil es relevante pues con ella se contribuye al desarrollo emocional, social y cognitivo de los niños por lo que sembrar desde pequeños el hábito de la lectura es el norte de cada familia con lo que alimenta su predisposición a la formación responsable y crítica para la conformación de la futura sociedad. 

Lazos emocionales fuertes

Desde que somos pequeños, la lectura de nuestros padres ha servido como un pilar que ha servido para que los lazos emocionales se vean afianzado. Llegada la hora de la lectura, los niños suelen esperar de manera ansiosa ese momento, y ello no se debe a lo nuevo que puede mostrar el cuento, sino a ese momento en el que se comparte. 

El bienestar que implica la lectura infantil 

  • La lectura a temprana edad conlleva a una práctica temprana de la escritura, la ortografía y el vocabulario con lo que la pronunciación se hace más consona y explícita. 
  • No existen dificultades ante el aprendizaje. 
  • Su expresividad y comunicación suelen ser más efectivas. 
  • Se estimula y desarrolla la comprensión y con ello la adquisición de nuevos conocimientos. 

Finalmente, los adultos nos encontramos ante un gran desafío en la actualidad, y es lidiar con la tecnología para que prevalezca el hábito de la lectura y que este no se convierta en una actividad aburrida que pierda espacios de interés, con ello es imperante inculcar tal hábito de manera significativa y placentera enseñando por medio del ejemplo, ya que los niños aprenden imitando.

Los comentarios están cerrados.